domingo, 14 de octubre de 2007

PRIMERA REFLEXIÓN: dignidad.

Pelear contra las injusticias tiene más de cristiano y de ong que de otra cosa. Hace bastante tiempo que no peleo contra las injusticias. No me importa mucho que haya gente, personas, que los trate injustamente la sociedad, la administración, los bancos o el vecino de enfrente. Si viviéramos en una sociedad más solidaria (que las hay), yo también sería solidario. Pero no es así, y no me apetece ir de quijote. ¿Por qué me preocupo tanto por lo que pasa a mí alrededor? Me lo han preguntado más de una vez. Sencillamente es por dignidad. Me viene de bastante joven. Cuando murió el constructor que pagaba a mi padre y nuestros estudios, la familia del mismo decidió eliminar ese gasto tan “filantrópico”. En mi caso lo resolvieron llevándome a un psicólogo. Diagnóstico: “joven con ninguna posibilidad de cursar estudios superiores. Es raro que pueda terminar el bachillerato. Sus capacidades están en las manualidades.” A la calle. Búscate la vida. Me revelé. Decidí, a pesar de que la sociedad me cerraba algunas puertas, seguir adelante a contracorriente. Por supuesto terminé y ejercí de profesor durante más de 30 años. Precisamente esta anécdota la he contado a mis alumnos de diversificación cada vez que comenzaba con un grupo nuevo.
¿Cómo se mantiene la dignidad a pesar de los años y de los contratiempos? Con inyecciones. Las últimas las tomé en Chiapas, México, hace más de 10 años. Aun me duran. No estuve con los zapatistas para echarles una mano contra sus opresores, aunque de paso ocurrió así. Estos indígenas destilan DIGNIDAD por cada uno de sus poros. Sabía perfectamente que la suya era una batalla a no ganar. La prueba es que 10 años después continúan igual. En ninguna otra parte del planeta, por lo menos a mi alcance, había un pueblo pasándoselo mal y no se dedicaba, SOLO, a gimotear a los cuatro vientos lo malísimo que era su gobierno. Sacaron su dignidad a pasear y dieron la cara, con o sin onges.
Por cierto, esto que intento explicar, es difícil encontrarlo en el diccionario, cuando buscas la palabra dignidad. ¿Por qué será?

1 comentario:

Ginebra,reina dijo...

Hola, aq sólo sea por joder a mi me gusta la bandera. Tenemos que quedar para ver como arreglamos el "juicio" a los indignos.
Precioso nombre el de tu casa.
Besitos.